Domingo, 28 Febrero 2021 18:55

Adoptar regulaciones más favorables para los cigarrillos electrónicos podría ayudar a 196 millones de fumadores a dejar de consumir cigarrillos combustibles.

Escrito por
Valora este artículo
(0 votos)

Adoptar regulaciones más favorables para los cigarrillos electrónicos podría ayudar a 196 millones de fumadores a dejar de consumir cigarrillos combustibles.

Una investigación publicada por World Vapers’ Alliance junto al Consumer Choice Center examinó la regulación de los cigarrillos electrónicos de 61 países. La investigación concluyó que con un régimen regulatorio que facilite y fomente el uso de cigarrillos electrónicos como un medio para dejar de fumar 196 millones de fumadores podrían cambiar al vapeo en estos países. Se trataría de un cambio a una alternativa 95% menos dañina.

Al comentar sobre la investigación, Michael Landl, director de World Vapers’ Alliance, dijo:

Si bien los beneficios del vapeo como alternativa al tabaquismo se conocen desde hace algún tiempo, la investigación actual muestra cuán significativo es el potencial: 2,4 millones de vidas salvadas en España. Si el COVID nos ha demostrado algo, es que nuestra salud es primordial y que los reguladores que quieren que las personas dejen de fumar deben estar guiados por la ciencia y garantizar que la ideología quede en segundo plano frente al pragmatismo“.

¿Por qué sirve una regulación flexible?

World Vapers’ Alliance y Consumer Choice Center analizaron 61 países de todo el mundo y compararon la tasa actual de vapeadores diarios y ocasionales. Las políticas progresistas de reducción del daño del tabaco en Reino Unido se utilizan como punto de referencia. Sobre esta base, se estimó a cuántos fumadores actuales se les podría ayudar a cambiar al vapeo si hubiera una regulación más flexible en cada país.

Fred Roeder, gerente director del Consumer Choice Center, dijo sobre el informe:

Reglas inteligentes sobre la publicidad de cigarrillos electrónicos a los fumadores, la exhibición de cigarrillos electrónicos en el punto de venta de los cigarrillos, las tasas impositivas más bajas para los cigarrillos electrónicos y organismos de salud pública que respalden la evidencia de que el vapeo es al menos un 95% menos dañino que fumar tabaco tradicional, todo lo que el Reino Unido ha hecho bien, puede ayudar a salvar la vida de miles de fumadores ayudándolos a cambiar al vapeo“.

En el Reino Unido, Public Health England, una agencia del Ministerio de Salud, está recomendando activamente a los fumadores que se cambien a los cigarrillos electrónicos. En consecuencia, se han introducido marcos muy progresistas para vapear. Debido a estas políticas, el Reino Unido obtiene mejores resultados en la reducción del tabaquismo que países más restrictivos. En este país, aproximadamente un 25% menos de personas fuman hoy en comparación con 2013, cuando el vapeo se hizo popular.

Mientras tanto, en lugares como Australia, uno de los países con las regulaciones de vapeo más estrictas, el tabaquismo experimentó una disminución de solo el 8% en el mismo período. FranciaCanadá y Nueva Zelanda siguieron un enfoque muy similar al del Reino Unido y están viendo resultados positivos.

Pensar nuevos caminos

“España también debería repensar el enfoque actual hacia el vapeo y verlo como una oportunidad para mejorar la salud pública también”, concluyó Michael Landl.

En apoyo a la investigación, World Vapers’ Alliance y Consumer Choice Center lanzaron un mapa interactivo que muestra cuántos fumadores podrían cambiar potencialmente a vapear bajo un régimen regulatorio más progresista. 

Visto 16 veces
Inicia sesión para enviar comentarios

Contacto

Entrada no válida

Entrada no válida

Ingrese un mensaje

Con el respaldo de

ASOVAPE EC Asociación de vapeadores del Ecuador - Todos los derechos reservados © 2020