La guerra desinformada de Estados Unidos contra el vapeo fortalece a las compañías tabacaleras, aumenta el crimen y daña la salud pública.

Después de décadas de disminución de las tasas de tabaquismo en todas las edades, estas están aumentando nuevamente desde el año pasado. Una combinación de vida encerrada y de noticias inexplicablemente hostiles a alternativas más seguras ha hecho que los estadounidenses vuelvan a consumir cigarrillos. 

Para salvar vidas, los activistas antitabaco deben dar un paso atrás y mirar hacia la reducción de daños en lugar de la prohibición. La retórica hiperbólica que ataca a los cigarrillos electrónicos no defiende la salud pública; está causando daño público.

Las compañías de tabaco perdieron más dinero de lo habitual en 2019. Habían estado perdiendo dinero y clientes durante décadas, pero ese año la tendencia se aceleró. Altria, una de las compañías tabacaleras más grandes del mundo (solo su marca Marlboro capta más del 40% del mercado de Estados Unidos), esperaba que los volúmenes de ventas se redujeran en un promedio histórico de 3 a 4% entre 2018 y 2019. La cifra real osciló entre el 8,8 y el 9,7%.

Según el Financial Times, Billy Gifford, director financiero de Altria, dijo en una conferencia en 2020 que la disminución del volumen en las ventas de tabaco se había acelerado en 2019 “fuera del rango histórico del 3 al 4%”. La compañía esperaba que los volúmenes cayeran a una tasa anual promedio de 4 a 5% durante los próximos cinco años “a medida que los fumadores adultos continuaran explorando categorías alternativas de tabaco”.

Al hablar de “categorías alternativas de tabaco”, Altria se refería en gran parte a los cigarrillos electrónicos. Las investigaciones en varios estados de EE. UU. y en varios países respaldan firmemente esta conclusión. Las personas de todas las edades están optando por cambiar los cigarrillos regulares por cigarrillos electrónicos.

Vapear es una herramienta eficaz para dejar de fumar

Los cigarrillos electrónicos son tan efectivos para destetar a los fumadores del tabaco tradicional que el Servicio Nacional de Salud del Reino Unido instruye a los médicos para que alienten a sus pacientes fumadores a que se cambien a vaporizadores. A los fumadores que quieran dejar de fumar se les puede recetar y luego comprar un cigarrillo electrónico en el mismo hospital. 

El sitio web del NHS declara explícitamente:

Muchas personas encuentran que los cigarrillos electrónicos, también conocidos como vaporizadores, son útiles para dejar de fumar. Los cigarrillos electrónicos no están completamente libres de riesgos, pero tienen una pequeña fracción del riesgo de los cigarrillos. Dejar de fumar con un cigarrillo electrónico es particularmente efectivo cuando se combina con el apoyo personal de expertos“.

Los métodos tradicionales para dejar de fumar están muy por debajo del 10% de éxito. Según el European Respiratory Journal, desde los programas grupales hasta el parche, pasando por los medicamentos y el chicle de nicotina, menos de una de cada diez personas que los usa dejará de fumar. Varios estudios sugieren que los vapeadores pueden ver tasas de abandono exitosas de hasta el 50%. 

Según CathLab Digest, los fumadores tienen el doble de probabilidades de dejar de fumar si usan vaporizadores que si no lo hacen. JAMA Internal Medicine informa que “el uso diario de cigarrillos electrónicos parece ser útil para iniciar el abandono del hábito de fumar entre las personas que tienen la intención de dejar el tabaco”. La revista Addictive Behaviors publicó un estudio que afirmaba que “los usuarios diarios de cigarrillos electrónicos tenían 3 veces más probabilidades de dejar de fumar que los que nunca lo hacían”.

La evidencia es abrumadora: menos personas fuman en gran parte porque en su lugar vapean.

Al menos, ese fue el caso en 2019. El año pasado, las empresas tabacaleras fueron mucho más prósperas de lo esperado. En 2020, un bloqueo económico, un gobierno miope y unos medios de comunicación extremadamente incompetentes hicieron que muchas personas volvieran a fumar.

Una tendencia invertida

La acelerada disminución de las ventas de tabaco se ha detenido al mismo tiempo que el Wall Street Journal informa que Altria ahora proyecta más o menos un regreso a los números previos al vapeo. Parece que poner a una población estresada bajo arresto domiciliario sin nada que hacer y sin ningún lugar adonde ir, y luego dificultarles la compra de vaporizadores, la devuelve al tabaquismo. 

A fines de mayo, la revista Nicotine and Tobacco Research publicó un estudio en cinco países, incluido Estados Unidos, que concluyó que el uso de nicotina aumentó en todos los ámbitos durante la cuarentena. Además, como explicó el Sr. Gilford en una llamada de ganancias de Altria en junio: “menos compromisos sociales permiten más ocasiones de consumo de tabaco”.

Sin embargo, las buenas noticias de la industria tabacalera comenzaron antes de la pandemia. En febrero pasado, la Administración de Alimentos y Medicamentos, tratando de detener el vapeo de los jóvenes, prohibió la venta de ciertos sabores de líquidos de vapeo, una medida que siguieron muchos estados. 

Los funcionarios de salud estatales y federales han advertido repetidamente que los sabores dulces y afrutados son especialmente atractivos para los jóvenes. Incluso si estas prohibiciones no estimularon de manera predecible el mercado negro y criminalizaron a personas inocentes, un hecho admitido incluso por el Grupo de Trabajo del Tabaco de Massachusetts es que ignoraron la asombrosa cantidad de evidencia de que a los adultos también les gustan los vaporizadores de sabores.

La encuesta más grande jamás realizada sobre el uso de sabores de cigarrillos electrónicos por vapeadores adultos informa que “el uso regular de múltiples sabores de líquidos electrónicos se asoció con probabilidades significativamente más altas de haber dejado de fumar, siendo las frutas y los sabores dulces las opciones más populares entre los vapeadores desde hace mucho tiempo, (…) lo que podría explicar por qué, después de que la FDA detuvo la venta de esos sabores de vapeo, los ejecutivos de Altria registraron un número significativo de vapeadores adultos que volvieron a fumar. “Ese consumidor se enfrentó a opciones”, dijo Gifford. “Benefició a toda la categoría de cigarrillos”.

A raíz del aumento de los impuestos sobre los productos de vapeo en todo Estados Unidos el año pasado, el Journal of Risk and Uncertainty descubrió que “las tasas impositivas más altas sobre los cigarrillos electrónicos aumentan el uso tradicional de cigarrillos y reducen el uso de cigarrillos electrónicos”. Los estados que intentan imponer impuestos a los vapeadores para que dejen de fumar los convirtieron en fumadores, lo que aumentó las ventas.

En una columna del 30 de junio titulada sin rodeos “Compre acciones de Altria porque los estadounidenses están fumando cigarrillos nuevamente“, Barron’s informó que las acciones de tabaco son más fuertes de lo que han sido durante muchos años, mientras que los “mercados emergentes”, como los cigarrillos electrónicos, “son más débiles de lo que han sido nunca antes”. 

Y, según el analista de Citigroup Adam Spielman, “en los últimos dos años, los inversores estaban preocupados de que la industria de los cigarrillos estuviera siendo interrumpida por el vapor. Actualmente, sin embargo, las ventas de cigarrillos electrónicos están aproximadamente un 25% por debajo del pico del año pasado.

Como decía la semana pasada un titular del Wall Street Journal: “durante la COVID-19, la gente volvió a fumar”. El aspecto más perverso, según ese artículo, es que muchos exfumadores volvieron a fumar durante 2020, en gran parte por preocupaciones de salud sobre los cigarrillos electrónicos.

La mala prensa daña

El declive del vapeo se puede atribuir en gran parte a una tonelada de prensa negativa en los últimos años. Michelle Minton, asesora principal de políticas en el Competitive Enterprise Institute que se especializa en la reducción del daño del tabaco, ha estado cubriendo la política del tabaco durante más de una década y dice que la cobertura de noticias sobre vapeo ha sido especialmente penosa. “El periodismo científico es casi universalmente terrible”, dijo por Skype, “pero los reportajes sobre vapeo son particularmente malos”.

Para agravar los malos titulares está el hecho de que, incluso después de que se corrige el registro o, como es más probable, la prensa se olvida del tema y sigue adelante, la actitud del público no cambia. “Los titulares contradictorios”, advierte Minton, “conducen inevitablemente a titulares no corregidos y a un público mal informado”. 

Cuando la prensa nacional, por ejemplo, pasó gran parte de 2019 desinformando repetidamente al público sobre lo que estaba matando a algunos usuarios de cigarrillos electrónicos, nunca corrigieron los hechos. Cuando un importante estudio citado en docenas de importantes medios de comunicación se retracta de su principal afirmación que sugiere falsamente que los vaporizadores causan ataques cardíacos, ninguno de esos mismos medios informó al respecto. 

Por supuesto, el público piensa incorrectamente que los vaporizadores son de alguna manera el mismo equivalente peligroso a los cigarrillos combustibles. Los periodistas se han pasado los últimos años diciéndoles exactamente eso. Al diablo con los hechos.

Para ser claros, no hay evidencia que lleve a una persona honesta a concluir que los cigarrillos electrónicos son tan peligrosos como los cigarrillos tradicionales. Una breve lista de las organizaciones que financian y las publicaciones que muestran investigaciones clínicas que confirman esto incluye a: Cancer Research UKRoyal College of General Practitioners de Gran Bretaña, British Medical AssociationBritish Lung Foundation, el Ministerio de Salud de Nueva Zelanda, las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina de Estados Unidos, la Asociación Estadounidense de Médicos de Salud Pública, el Colegio Real de Médicos de Australia, la Academia Nacional de Farmacia de Francia y el Instituto Federal Alemán de Evaluación de Riesgos.

Para ser igualmente claro, todos los casos de muertes “relacionadas” con el vapeo que había escuchado o leído en 2019, todos y cada uno de ellos, fueron causados ​​por el uso ilegal o la manipulación de los cigarrillos electrónicos y los líquidos que contienen. Los CDC y el New England Journal of Medicine, aunque no descarta la posibilidad de que “algo más” pueda haber contribuido, parece estar de acuerdo en un punto. No hay un solo caso documentado de una persona que muera por usar un cigarrillo electrónico como el fabricante pretendía que se usara. En todas y cada una de las muertes por vapeo altamente publicitadas que la prensa cubrió sin aliento en 2019, las muertes fueron causadas por modificaciones del dispositivo de vapeo o del líquido utilizado en su interior [THC del mercado ilegal, no nicotina]; ninguna de las muertes se remonta al uso legal y responsable de los productos como lo pretendía el diseñador.

La retórica de los grupos de control del tabaco también se ha vuelto cada vez más desquiciada últimamente. Y con pocas excepciones, la prensa repite sin crítica la retórica. Esto no es nuevo, ha estado sucediendo durante décadas. En nuestro celo nacional por reducir el tabaquismo y eliminar por completo el consumo de tabaco entre los jóvenes, hemos sido suaves con los hechos y duros con la tolerancia cero.

Sin fumar y sin hechos

Cuando la Organización Mundial de la Salud hace afirmaciones demostrablemente ridículas sobre el tabaquismo, repetidas por el cirujano general de Estados Unidos y muchos otros, como “no existe un nivel seguro de exposición al humo de tabaco ajeno”, el mundo les permite salirse con la suya. Ninguno de los innumerables presentadores de televisión y reporteros de periódicos de todo el mundo, nadie cuyo trabajo es hacer preguntas, se detuvo para preguntar: “Espera, ¿no hay niveles seguros de uranio? ¿Cómo es posible que el tabaco sea más peligroso que el cianuro?”. Después de todo, incluso si la frase en sí no se parece a la realidad, estamos tratando de que la gente deje de fumar. La hipérbole para la salud pública está bien.

Desafortunadamente, esta retórica ilógica presenta ahora un problema grave para los defensores de la salud pública. Cualesquiera que sean los riesgos para la salud a largo plazo que puedan representar los cigarrillos electrónicos, no son, literalmente no pueden ser, tan peligrosos como los cigarrillos combustibles. 

Una lista extremadamente abreviada de las más de 7.000 sustancias químicas peligrosas que se encuentran comúnmente en el humo del tabaco pero que están completamente ausentes en el vapor de los cigarrillos electrónicos incluye alquitrán, monóxido de carbono, óxido de nitrógeno, cianuro de hidrógeno, amoníaco y uranio.

Si bien decir que los cigarrillos electrónicos son saludables sería inexacto, sugerir que de todos modos son equivalentes a los peligros que plantea el tabaquismo tradicional no solo es inexacto, sino peligrosamente incorrecto. Las comparaciones negativas entre vapear y fumar exigen que se tomen en serio muchas pruebas.

Un artículo publicado a finales de 2020 en Mayo Clinic Proceedings no llegó a respaldar los cigarrillos electrónicos como el método viable para dejar de fumar, pero sugirió activamente que las fuerzas antitabaco deberían estudiar la “reducción de daños”, en lugar de la prohibición. El mes pasado, en Medicina Preventiva, otro artículo de investigación concluyó inequívocamente que el declive en las personas “del tabaquismo se aceleró una vez que los cigarrillos electrónicos ingresaron al mercado”.

La Academia Nacional de Ciencias, Ingeniería y Medicina publicó en 2018 un informe de más de 600 páginas que concluía que los vaporizadores “probablemente sean mucho menos dañinos que los cigarrillos convencionales”, “que el riesgo y la gravedad de la dependencia es menor para los cigarrillos electrónicos que para los cigarrillos convencionales”, y que “cuando los fumadores adultos los utilizan para dejar de fumar, ofrecen la oportunidad de reducir las enfermedades relacionadas con el tabaquismo”.

La mayoría de los escenarios dan como resultado que millones de personas dejen de fumar debido al vapeo. En promedio, las personas que dejan de fumar inducidas por el vapeo ganan entre 1,2 y 2 años más de vida en comparación con los fumadores que dejan de fumar sin vapear (Revista de investigación sobre nicotina y tabaco de la Universidad de Oxford, agosto de 2020).

Pero a raíz de años de cobertura de prensa escéptica y caritativa inmerecida sobre los daños reales de los cigarrillos electrónicos, las campañas de salud pública cuestionadas por los hechos han fomentado la toma de decisiones erróneas en todos los niveles. 

El Servicio Postal de los Estados Unidos ahora prohíbe el envío de productos de vapeo. Muchos estados de todo el país y muchos países de todo el mundo están aumentando la edad de compra de vaporizadores, aumentando los impuestos sobre los productos de vapeo, prohibiendo ciertos sabores y, en general, garantizando que más de sus ciudadanos fumadores mueran por una actividad que están tratando de abandonar.

Los cigarrillos electrónicos no son buenos para ti. Para cualquier persona que no esté usando una sustancia química altamente adictiva como la nicotina es recomendable que nunca comience, y cualquier persona que lo esté haciendo debería dejar de hacerlo. Pero es fundamentalmente deshonesto sugerir que vapear es tan malo como fumar. 

Cualquiera que esté realmente preocupado por la vida de los fumadores debería estar extasiado de que un producto que el gobierno británico llama 95% más seguro que los cigarrillos esté disponible para ayudarlos a dejar de fumar. La pregunta no es si los vaporizadores son completamente seguros o no; la pregunta es si son más seguros que los cigarrillos. Y lo son. Demostrablemente.

Fumar tabaco sigue siendo el predictor más eficaz de resultados de salud negativos en el futuro. Los defensores de la salud pública deberían adoptar cualquier producto con un historial tan bueno de lograr que los fumadores dejen de fumar. ¿Sería mejor si los fumadores no sustituyeran una adicción por otra, incluso una menos dañina? Por supuesto. Pero rechazar los cigarrillos electrónicos simplemente beneficia a los cigarrillos reales. 

Las prohibiciones de sabores del vaporizador hacen que los fumadores vuelvan a consumir cigarrillos. Los repentinos y dramáticos aumentos de impuestos sobre los vaporizadores hacen que más personas compren tabaco. Prohibir las tiendas y las ventas en línea de vaporizadores significa que más personas fumen. Hacer que a las personas les resulte más difícil vapear las anima a volver a fumar.

Con demasiada frecuencia, lo perfecto es enemigo de lo bueno: atacar el vapeo significa defender el tabaquismo.

Publicación original: Anti-smoking has gone too far: Harm reduction is better than prohibition

Domingo, 28 Febrero 2021 19:27

Covid 19 y la protección de la Nicotina

Escrito por

La nicotina es un escudo protector contra los síntomas graves de COVID-19. Esto dice un nuevo estudio de CoEHAR, el Centro de Excelencia Internacional para la Reducción del Daño Causado por el Tabaquismo de la Universidad de Catania, Italia.

La investigación “El papel del humo del cigarrillo en la proteína ACE-2 en la expresión de la membrana en las células epiteliales bronquiales utilizando un modelo de interfaz de aire-líquido” se centró en el probable efecto modulador del tabaco sobre la expresión de la proteína ACE-2, que ha demostrado ser un probable receptor para que el virus entre en las células epiteliales. La nicotina actúa como “controlador” de la expresión de la ACE-2.

El estudio

El CoEHAR fue pionero en concentrarse en el proceso que implica el papel del receptor ACE-2 en la infección del SARS-CoV-2 y como paso crítico para que el virus entre en el cuerpo humano. El estudio subrayó las diferentes respuestas antivirales durante la infección entre fumadores y no fumadores que tenían niveles elevados de expresión de ACE-2. 

“El tabaquismo puede actuar sobre el epitelio bronquial de forma selectiva, no bloqueando una respuesta a la infección viral, sino activando otros genes que desencadenan diferentes mecanismos transcriptómicos colaterales”, dijo Giovanni Li Volti, autor del estudio y director del CoEHAR.

Los datos pueden indicar una función farmacéutica de la nicotina como posible opción de tratamiento en la COVID-19. Por lo tanto, el resultado de este estudio puede aportar nuevos conocimientos sobre el papel de la ACE-2 en la fisiopatología compleja de las enfermedades cardiovasculares y pulmonares en los fumadores.

“Ser preseleccionado por la SRNT para este estudio significa reconocer el papel del CoEHAR en la investigación científica internacional”, añadió el profesor Li Volti al hablar del premio que recibió el CoEHAR por parte de la Sociedad para la Investigación sobre la Nicotina y el Tabaco (SRNT) para la edición de 2021.

Fuente: “El papel del humo del cigarrillo en la expresión de la proteína-membrana ACE-2 en las células epiteliales bronquiales utilizando un modelo de interfaz aire-líquido“.

Domingo, 28 Febrero 2021 19:25

La batalla se traslada también a las redes

Escrito por

Organizaciones de consumidores de vapeo enviaron una carta a Google como respuesta a la solicitud de eliminar las aplicaciones de vapeo para Android.

Las aplicaciones de Android relacionadas directa o indirectamente con el vapeo, como calculadoras de resistencias, aplicaciones para producción casera de e-líquidos, tutoriales o juegos, están bajo amenaza. La organización Campaign for Tobacco Free Kids lidera una solicitud a Google para excluir estos recursos de la Play Store. Sin embargo, las organizaciones que defienden a los consumidores actuaron inmediatamente e hicieron su propia solicitud.  

El precedente de Apple

En junio de 2017 Apple anunció que dejaría de incluir nuevas aplicaciones relacionadas con productos de reducción de daños del tabaco en su tienda y que las existentes no se podrían actualizar. Pero solo hasta noviembre de 2019, bajo protestas, hizo cumplir la censura. En ese momento 181 aplicaciones relacionadas con el vapeo salieron permanentemente de su plataforma. La decisión fue una respuesta al alarmismo causado por los casos de EVALI en Estados Unidos entre julio y noviembre de 2019. Esto a pesar de que se estableció que los casos fueron consecuencia de la venta de cartuchos de THC provenientes del mercado ilegal, sin relación con líquidos registrados para el consumo de nicotina.

Apple ha mantenido la prohibición generalizada para apps relacionadas con el vapeo y con el consumo de hierbas:

“Actualizamos nuestras pautas de revisión de la App Store para reflejar que no se permiten las aplicaciones que fomentan o facilitan el uso de estos productos. A partir de hoy, estas aplicaciones ya no están disponibles para descargar. Tenemos mucho cuidado de conservar la App Store como un lugar de confianza para que los clientes, en particular los jóvenes, descarguen aplicaciones. Constantemente evaluamos aplicaciones y consultamos la evidencia más reciente para determinar los riesgos para la salud y el bienestar de los usuarios”.

¿Se repite la historia?

Aunque el impacto en la comunidad de usuarios no es enorme, ya que la mayoría de las aplicaciones tienen que ver con actividades que los consumidores habituales ya dominan, la decisión perjudica fuertemente a los fumadores que piensan en cambiar a formas más sanas de consumir nicotina. Eliminar estas aplicaciones envía un mensaje negativo e imposibilita una manera práctica de acceso a la información.

Entre las grandes empresas, Google ha buscado un camino distinto de la drástica acción en contra de millares de consumidores adultos que ha tomado Apple. En el mismo año permitió a Juul lanzar una app para Android que rastreaba los hábitos del consumidor y bloqueaba el dispositivo, aunque solo estuvo disponible en Reino Unido y Canadá. También, en plataformas como YouTube y Play Store ,aplicó mecanismos para restringir el contenido dirigido al público adulto.

Ahora la organización estadounidense Campaign for Tobacco Free Kids (CTFK), bajo la influencia millonaria de Bloomberg Initiatives, ha enviado una carta colectiva a Google (puede leerla al final de este artículo) solicitándole eliminar de sus plataformas las apps que tengan conexión con el vapeo. Cabe recordar que CTFK es conocida por incluir al vapeo en su cruzada antitabaco y por demonizar el consumo de nicotina por medios menos riesgosos, como las bolsas de tabaco, el tabaco calentado y el vapeo.

Como respuesta, diversas organizaciones que defienden los derechos de los consumidores se sumaron para hacer frente a CTFK. También enviaron una carta firmada colectivamente a Sundar Pichai, directivo de Google, quien hasta el momento de esta publicación todavía no se ha pronunciado.


Carta a Google de parte de las organizaciones que defienden a los consumidores

Sr. Sundar Pichai, director ejecutivo
Google LLC
1600 Amphitheatre Parkway
Mountain View, CA 94043
01 de Noviembre, 2020

Estimado Sr. Pichai,

Nos comunicamos con usted en respuesta a la carta que recibió recientemente de Tobacco Free Kids para asegurarnos de que escuche la historia completa sobre el tema de las aplicaciones de vapeo.

Vapear salva vidas y ha sido un salvavidas para más de 68 millones de personas en todo el mundo que han luchado por dejar de fumar. Para ellos y para millones de personas que están considerando dejar de fumar, el acceso a la información es fundamental.

Las organizaciones que firman esta carta representan a millones de vapeadores de todo el mundo y están convencidas del gran potencial de reducción de daños del vapeo. No representamos industrias, solo nos preocupa el acceso a una alternativa al tabaquismo que salve vidas para los consumidores adultos.

Los cigarrillos electrónicos no deben tratarse como productos de tabaco tradicionales. No hay tabaco ni alquitrán en los cigarrillos electrónicos y la mayoría de las toxinas de los cigarrillos no están presentes en los cigarrillos electrónicos. En el Reino Unido, Public Health England (respaldada por el Royal College of Physicians y el Ministerio de Salud del Reino Unido) estimó que vapear es un 95% menos dañino que fumar y recomienda que los fumadores actuales se cambien a los cigarrillos electrónicos. 

En Francia la autoridad de salud pública menciona el vapeo como uno de los métodos eficientes para dejar de fumar en su página oficial de los servicios públicos de cesación tabáquica. Las autoridades de salud pública de países como Canadá y Nueva Zelanda están haciendo lo mismo. 

Todos los países anteriores redujeron sus tasas de tabaquismo más rápido que los países que siguen un enfoque más restrictivo del vapeo. La evidencia científica respalda estas acciones en todos los casos. Una revisión Cochrane de más de 50 estudios independientes encontró que el vapeo es la forma más eficiente de dejar de fumar. Numerosos otros estudios llegaron a la misma conclusión: las tasas de abandono aumentaron significativamente al vapear.  

Por lo tanto, restringir la información sobre el potencial del vapeo disuadirá a los fumadores actuales de cambiar a alternativas menos dañinas. Reduciría la probabilidad de que se cambien a una alternativa menos dañina como el vapeo.

Muchas de estas aplicaciones están diseñadas por exfumadores entusiastas y pequeñas y medianas empresas que buscan ayudar y orientar a quienes desean encontrar una alternativa menos riesgosa al tabaquismo.

El mercado del vapeo, al contrario de lo que se dice, está en manos de pequeños y medianos empresarios y no de las grandes tabacaleras.

En consecuencia, esto tendrá un efecto perjudicial sobre la salud pública. Las políticas que promueven el vapeo posiblemente han logrado más en un corto período de tiempo de lo que los legisladores intentaron lograr durante años: menos personas fumando cigarrillos. Por lo tanto, lo instamos a que continúe su lucha contra el tabaquismo, pero también a reconocer las ventajas del vapeo y a no seguir demandas no científicas que instan a prohibir las aplicaciones que brindan información y apoyo con respecto al vapeo en sus plataformas.

Compartimos la opinión de Tobacco Free Kids y los demás firmantes de la carta que llegó a sus manos de que los productos de administración de nicotina no deben llegar a los menores, ya que es un producto especialmente diseñado para fumadores adultos que buscan alternativas para reducir el daño causado por fumar. Pero los adultos que buscan dejar de fumar y reducir los daños causados por fumar deben poder descargar las aplicaciones que pueden ayudar a cumplir con este propósito. 

Google ya demostró su capacidad de que el contenido no llegue a los adolescentes con aplicaciones como Family Link, YouTube Kids y las restricciones de contenido no apto para menores en YouTube. Sabemos que Google tiene toda la capacidad tecnológica para que esto siga sucediendo sin privar a los adultos de información y elegir alternativas que puedan ayudar a dejar el tabaco.

Eliminar las aplicaciones que guían y ayudan a los fumadores adultos a encontrar alternativas para dejar de fumar es perpetuar el hábito de fumar. Google ha hecho de internet un espacio diverso que respeta las decisiones de los usuarios y abogamos por que se respeten las decisiones de los adultos para estar informados y tomar decisiones que puedan mejorar su calidad de vida.

Le pedimos que se asegure de que los adultos puedan confiar en los hechos al intentar dejar de fumar. Restringir la información proporcionada por las aplicaciones de vapeo en Google Play tiene el potencial de mantener a muchas personas fumando, en lugar de dejar de fumar. 

Le pedimos que mantenga abierto el acceso a la información sobre los cigarrillos electrónicos. De ello depende la salud y el bienestar de millones de personas en todo el mundo. 

Las organizaciones signatarias y sus socios están abiertos a discutir y proporcionar más evidencia e información sobre este tema, en caso de que lo necesite.

Atentamente,

  • AIDUCE – Francia
  • ACVODA – Países Bajos
  • ANESVAP – España
  • ANPVU – Italia
  • ARDT Iberoamérica
  • ARDT Panamá
  • Asovape Argentina
  • Asovape Chile
  • Asovape Colombia 
  • Asovape Costa Rica
  • Asovape Ecuador
  • Asovape Paraguay
  • Asovape Perú 
  • Campaign for Safer Alternatives (CASA) – África
  • Chile no fuma, Vapea
  • Consumer Choice Center 
  • Danish Vapers Association – Dansk e-Damper Forening
  • EUforsnus
  • Exraucher.org
  • Interessengemeinschaft E-Dampfen e.V.
  • México y El Mundo Vapeando 
  • Nikan (Nikotinalliansen Norge)
  • NNA Sweden
  • Norsk Dampselskap/Norwegian Union of Vapers
  • Pro Vapeo México
  • Rights 4 Vapers Canada
  • SOVAPE – Francia
  • THR Brasil
  • THR Kenia
  • THR Nigeria
  • THR Uganda
  • Vapers Finland 
  • Vaporaqui Brazil
  • VAPR Puerto Rico
  • World Vapers Alliance

Carta de las organizaciones que demandan a Google la eliminación de las apps:

Sr. Sundar Pichai, director ejecutivo
Google LLC
1600 Amphitheatre Parkway
Mountain View, CA 94043
28 de Octubre, 2020

Estimado Sr. Pichai,

Representamos a organizaciones de control del tabaco, salud pública, responsabilidad corporativa y protección del consumidor que luchan por reducir el consumo de tabaco y su número de víctimas mortales en todo el mundo. Le escribimos hoy para instar a Google a que elimine y adopte de inmediato una política para prohibir las aplicaciones que fomenten la compra o el consumo de productos para fumar y vapear en la tienda Google Play.

El consumo de tabaco es la principal causa de muerte evitable en el mundo, y mata a ocho millones de personas en todo el mundo cada año. Además, dado que el tabaquismo es un factor de riesgo conocido para muchas infecciones respiratorias y aumenta la gravedad de estas, “una revisión de expertos en salud pública convocada por la OMS el 29 de abril de 2020 encontró que los fumadores tienen más probabilidades de desarrollar enfermedades graves con COVID- 19, en comparación con los no fumadores”. También hay evidencia emergente de que vapear también puede dañar la salud pulmonar.

En los últimos años, las empresas tabacaleras han utilizado cada vez más las plataformas tecnológicas para dirigirse a los jóvenes. En los últimos meses, las empresas de tabaco y nicotina se han aprovechado de la crisis de la COVID-19 para comercializar y promover ofertas especiales de aplicaciones de entrega móvil y en línea para sus productos nocivos. 

Philip Morris International y British American Tobacco inundaron Instagram y Facebook con anuncios de cigarrillos como Marlboro y Lucky Strike y cigarrillos calientes como IQOS y Glo. De manera similar, Juul ha alimentado una epidemia de cigarrillos electrónicos entre los jóvenes en los EE.UU., impulsada por la publicidad en las redes sociales “claramente orientada a los jóvenes” de la compañía. Tras la decisión y el anuncio público de Apple de prohibir y eliminar aplicaciones que promocionan el uso de productos de tabaco y cigarrillos electrónicos/vapeo el 15 de noviembre de 2019, se eliminaron casi 200 aplicaciones relacionadas de Apple Store.

A medida que la tecnología de los productos de tabaco y nicotina evoluciona y la industria busca aprovechar todas las oportunidades para promocionar sus productos peligrosos, nos preocupa que Google aún no haya tomado medidas similares a las de Apple para proteger a los usuarios de la tienda Google Play. En la tienda Google Play, encontramos varias aplicaciones que parecen ser populares entre los usuarios de Android y que promueven fumar y vapear. Por ejemplo:

• Con más de 1 millón de instalaciones, “Vape Tool” ofrece instrucciones para crear líquidos de vapeo y mantenimiento de dispositivos de vapeo.
• Producida por el gigante del tabaco Altria, la aplicación “MHQ” apoya el programa de recompensas Marlboro, ofreciendo cupones y puntos de fidelidad para los cigarrillos Marlboro. La tienda Google Play señala que MHQ se ha instalado más de 1 millón de veces.

En respuesta a las empresas tabacaleras y de nicotina que explotan sus plataformas para convertir en adicta a la próxima generación, se está generando un impulso entre los líderes mundiales en la industria de la tecnología para adoptar y hacer cumplir políticas para proteger a sus clientes de los daños mortales de la adicción al tabaco y la nicotina. Amazon, Apple, Facebook e Instagram y Snap Inc han adoptado u optimizado sus políticas de usuario para prohibir la promoción de productos de tabaco y vapeo.

De hecho, Google ya ha tomado medidas para proteger a sus usuarios del marketing de tabaco y cigarrillos electrónicos con una política sólida que prohíbe la publicidad de productos de tabaco y vapeo, así como promover el uso de productos en su motor de búsqueda. Hoy pedimos a Google que dé el siguiente paso para proteger a sus usuarios de la epidemia mundial de tabaquismo mediante la adopción de una política para prohibir las aplicaciones que fomenten la compra o el consumo de productos para fumar y vapear en la tienda Google Play y que elimine inmediatamente todas esas aplicaciones.

El tiempo es realmente esencial para proteger a la próxima generación de la epidemia mundial de tabaquismo y le instamos a actuar de inmediato. Estamos felices de discutir cualquier forma en la que podamos ayudar y/o apoyar sus próximos pasos.

Sinceramente,

  • Alianza libre de humo Argentina (ALIAR), Argentina
  • Asociación Argentina de Medicina Respiratoria, Argentina
  • Austrian Council on Smoking and Health, Austria
  • Assistance for Social Organization and Development (ASOD), Bangladesh 
  • Bangladesh Institute of Theatre Arts (BITA), Bangladesh
  • Bangladesh University of Health Sciences, Bangladesh
  • Development Organization of the Rural Poor (DORP), Bangladesh
  • Dhaka Ahsania Mision, Bangladesh
  • Human Development Research Centre, Bangladesh
  • National Anti Tuberculosis Association of Bangladesh – NATAB, Bangladesh 
  • National Heart Foundation of Bangladesh, Bangladesh
  • PROGGA- knowledge for progress, Bangladesh
  • Training and Research Institute of Medicine, Agriculture & Nutrition (TRIMAN) Nutriceuticals Limited, Bangladesh
  • VOICE, Bangladesh
  • WAVE Foundation, Bangladesh
  • Young Power in Social Action, Bangladesh
  • Association of European Cancer Leagues (ECL), Belgium
  • Belgian Foundation Against Cancer, Belgium
  • Kom op tegen Kanker, Belgium
  • Alianza Bolivia Libre Sin Tabaco, Bolivia
  • Fundación Interamericana del Corazón Bolivia, Bolivia
  • Association for Addiction Prevention (NARKO-NE), Bosnia and Herzegovina Progressive Reinforcement of Organizations and Individuals (PROI), Bosnia and Herzegovina
  • Youth Movement Revolt (Omladinski pokret Revolt), Bosnia and Herzegovina 
  • ACT Health Promotion, Brazil
  • Lotus Pediatric Clinic, Cambodia
  • Cambodia Movement for Health (CMH), Cambodia 
  • Action on Smoking and Health Canada, Canada 
  • Airspace Action on Smoking and Health, Canada 
  • Chile Libre de Tabaco, Chile
  • WHO Collaborating Center for Tobacco and Economics,University of International Business and Economics, China
  • Asian Consultancy on Tobacco Control, Hong Kong, China, China – Hong Kong 
  • Asociación Colombiana de Educación al Consumidor, Colombia
  • Fundación Anáas, Colombia
  • Asociación Nacional Segunda Oportunidades de Vida (ANASOVI), Costa Rica
  • Red Nacional Antitabaco de Costa Rica, Costa Rica
  • Alianza Dominicana Anti Tabaquismo, Dominican Republic
  • Centro Endocrinología y Especialidades, Dominican Republic
  • Colegio Instituto Evangélico-Samuel Reyes Director, Dominican Republic
  • Sociedad dominicana de Neumología y cirugía de Torax, Dominican Republic 
  • Sociedad Dominicana para el Estudio de la Obesidad (SODEO), Dominican Republic 
  • Fundahabla El Salvador, El Salvador
  • Sumate, El Salvador
  • Smoke Free Partnership, European Union
  • Action on Smoking and Health (ASH) Finland, Finland
  • Comité National Contre le Tabagisme, Paris France, France
  • Tobacco Control Alliance in Georgia, Georgia
  • BLUE 21 / Unfairtobacco, Germany
  • Blossom trust, India
  • Centre for Multi Disciplinary Development Research, India
  • Consumer VOICE, India
  • Institute for studies and transformations (IST), India
  • Maya India, India
  • Movement for Alternatives and Youth Awareness, India
  • National Law School of India University, India
  • Paneer HIV positive women network, India
  • PASUMAI THAAYAGAM Foundation, India
  • Salaam Bombay Foundation, India
  • Society for social transformation, India
  • Star Youth Association (SYA), Andhra Pradesh,India
  • Tamil Nadu Tobacco Control Network, India
  • Vinoba Sewa Ashram, India
  • Voluntary Health Association of India – VHAI, India
  • Alliance of Independent Journalist – AJI Jakarta, Indonesia
  • Association of Indonesian Health Insurance and Insurance Management Experts (PAMJAKI), Indonesia
  • Center for Indonesia’s strategic development initiatives (CISDI), Indonesia
  • IIK Strada indonesia, Indonesia
  • Indonesia Agribusiness and Agroindustry Cooperative Union (GKAAI) , Indonesia Indonesian Consumer Organisation/YLKI, Indonesia
  • Indonesian Heart Association, Indonesia
  • Indonesian Public Health Schools Association, Indonesia Jakarta City Citizens Forum (FAKTA) Indonesia, 
  • Indonesia Jakarta Veterans National Development University, Indonesia Kajen Hospital Pekalongan (RSUD Kajen), Indonesia 
  • Kementerian Kesehatan, Indonesia
  • Lentera Anak Foundation, Indonesia
  • Medicuss Foundation, Indonesia
  • National Committee On Tobacco Control, Indonesia
  • PC PAFI BOJONEGORO JATIM, Indonesia
  • Pusaka Indonesia, Indonesia
  • Sahas Inisiatif, Indonesia
  • School of Public Health, University of Indonesia, Indonesia
  • ThinkWell LLC, Indonesia
  • Iran Sociology Institution – Arak branch, Iran
  • Iran’s anti-smoking population, Iran
  • Irish Cancer Society, Ireland
  • Irish Heart Foundation, Ireland
  • Smoke Free Israel, Israel
  • Agenzia Nazionale per la Prevenzione, Italy
  • Benessere Senza Fumo ONLUS, Italy
  • Italian Society of Tobaccology (SITAB), Italy
  • Tobacco Endgame Italia, Italy
  • Wellness Without Smoke Association, Italy
  • The Heart Foundation of Jamaica, Jamaica
  • The Jamaica Coalition for Tobacco Control, Jamaica
  • Japan Society for Tobacco Control, Japan
  • “Salauat Astana” Public health union, Kazakhstan
  • “Temekisiz” Public fund, Kazakhstan
  • Smokefree Kazakhstan Coalition, Kazakhstan
  • Kosovo Advocacy and Development Centre (KADC), Kosovo
  • Climate Action Network (IndyACT), Lebanon
  • Jeunesse Contre la Drogue (JCD), Lebanon
  • Lithuanian Christian Youth Temperance Union “Zingsnis”, Lithuania Lithuanian Medical Students’ Association, Lithuania
  • Lithuanian Tobacco and Alcohol Control Coalition, Lithuania
  • Drug Fight Malawi, Malawi
  • Chinampa voces del mundo, Mexico
  • Coalición México Saludable, Mexico
  • Colectivo Mujeres Construyendo Igualdad, Mexico
  • Gracias No Fumo SC, Mexico
  • Observatorio Ciudadano de Derechos Sexuales y Reproductivos AC, Mexico 
  • Refleacciona con Responsabilidad A.C., Mexico
  • Salud Justa MX, Mexico
  • Focus NG0, Mongolia
  • Preporod NGO (Rebirth), Montenegro
  • People’s Health Foundation, Myanmar
  • Stichting Rookpreventie Jeugd, Netherlands
  • New Initiative for Social Development, Nigeria
  • Association for a Better Pakistan, Pakistan
  • Human Development Foundation (HDF), Pakistan
  • National Alliance for Tobacco Control, Pakistan
  • Pakistan National Heart Association (PANAH), Pakistan
  • Society for the Protection of the Rights of the Child (SPARC), Pakistan
  • Socio Economic & Educational Development Organization, Pakistan
  • Alianza Enfermedades No Transmisibles Perú, Peru
  • Cedro, Peru
  • Comision Nacional Permanente de Lucha Antitabaquica – COLAT, Peru
  • Action for Economic Reforms, Philippines
  • Action on Smoking and Health (ASH) Philippines, Philippines
  • Child Rights Network, Philippines
  • Framework Convention on Tobacco Control Alliance Philippines, Philippines
  • Health Justice Philippines, Philippines
  • Philippine Legislators Committee on Population and Development Foundation (PLCPD), Philippines
  • Southeast Asia Tobacco Control Alliance (SEATCA), Philippines
  • Department of Public Health and Social Medicine, Medical University of Gdansk, Poland 
  • Alliance congolaise pour le contrôle de tabac : ACCT, RD Congo
  • Aer Pur Romania, Romania
  • Colegiul Medicilor Din Romania, Romania
  • Healthy Romania Generation 2035 Association, Romania
  • Maternity Advocacy Medicine Education Association, Romania
  • National Centre for Studies in Family Medicine, Romania, Romania
  • Romanian Association for Health Promotion, Romania
  • Romanian Society of Cardiology, Romania
  • World Vision Romania, Romania
  • Samoa Cancer Society, Samoa
  • Association Health Mission, Belgrade, Serbia
  • Slovenian Coalition for Public Health, Environment and Tobacco Control, Slovenia 
  • Youth Network No Excuse Slovenia, Slovenia
  • International Youth Health Organization, Slovenia/ International
  • Acción ciudadana por la salud y el avance de la ley de tabaco en España (XQNS) 
  • Initiative Spain, Spain
  • Jeewaka Foundation, Sri Lanka
  • Swarna Hansa Foundation, Sri Lanka
  • Tobaksfakta, independent tobacco control organization, Sweden
  • Tanzania Tobacco Control Forum (TTCF), Tanzania
  • Action on Smoking & Health (ASH) Foundation Thailand, Thailand
  • Health Funds for a Smokefree Netherlands (Gezondheidsfondsen voor Rookvrij), The Netherlands
  • African Tobacco Control Alliance (ATCA), Togo
  • Uganda Health Communication Alliance, Uganda
  • NGO “Network of Responsible People”, Ukraine
  • NGO Advocacy Center Life, Ukraine
  • Centro de Investigación de la Epidemia de Tabaquismo (CIET), Uruguay Clínica Médica A Facultad de Medicina de Montevideo. Uruguay, Uruguay Espacio Calma, Uruguay
  • Fumadores pasivos uruguay, Uruguay
  • Sociedad Uruguaya de Tabacología (SUT), Uruguay
  • Tobacco Control Research Group, University of Bath, UK
  • Action on Smoking and Health DC, United States of America
  • American Academy of Pediatrics, United States of America
  • American Heart Association, United States of America
  • Campaign for Tobacco-Free Kids, United States of America
  • Cigarette Butt Pollution Project, United States of America
  • Corporate Accountability, United States of America
  • Truth Initiative, United States of America
  • Vital Strategies, United States of America

John Britton, medico y experto en control de tabaco, alienta a los gobiernos a hacer el vapeo de nicotina más accesible y a introducir regulaciones modestas para disminuir las tasas de prevalencia del cigarrillo tradicional. 

John Britton es miembro del Grupo Asesor acerca del Tabaco del Royal College of Physicians (RCP) y del consejo de administración de Action on Smoking and Health (ASH). También dirige el Centro de Estudios sobre el Tabaco y el Alcohol del Reino Unido (UKCTAS), una red de grupos de investigación sobre tabaco y alcohol, que reúne a trece universidades bajo la dirección de la Universidad de Nottingham.

El vapeo como opción

En una entrevista reciente concedida a Manila Times, el experto en control del tabaco habló acerca de los mal llamados “cigarros electrónicos”. Explicó los resultados de su uso y promoción en el Reino Unido y lo que podría significar para gobiernos alrededor del mundo una regulación que motive a los fumadores que no pueden o no desean dejar de fumar a cambiar al vapeo. 

“Los gobiernos deben hacer que los cigarrillos electrónicos estén fácilmente disponibles, introducir regulaciones modestas para reducir el riesgo de enfoques irresponsables de marketing y seguridad de los productos, y otorgar un respaldo médico”, dijo el profesor Britton. Indicó que este tipo de enfoque podría beneficiar en gran medida la reducción de las tasas de tabaquismo por país. 

Igualmente, Britton se mostró objetivo frente a lo comunicado por el Royal College of Physians, institución de salud con más de 500 años de excelencia y alrededor de 35.000 profesionales de salud asociados. Al respecto dijo: “los ensayos clínicos demuestran que el vapeo es probablemente la forma más eficaz de dejar de fumar. No se conocen los daños a largo plazo del uso de cigarrillos electrónicos, pero serán sustancialmente menores que los de seguir fumando o de intentar dejar de fumar sin ayuda y luego, como suele ser el caso, fallar”.

Como tecnología disruptiva el uso del vaporizador de nicotina se ve con recelo en algunas instituciones que hacen caso omiso a la ciencia disponible hoy en día. Tal es el caso de reguladores de tabaco u organizaciones no gubernamentales que pueden ver en peligro el statu quo. Sobre esto John Britton comenta: “Los cigarrillos electrónicos cambian las reglas del juego, no hay vuelta atrás. Todo el mercado de suministro de nicotina ha sido revolucionado por estos productos y solo espero que haya productos aún más interesantes en camino”.

La voz de la experiencia

El profesor se refirió especialmente a lo que ha ocurrido con las tasas de tabaquismo del Reino Unido. “La prevalencia del tabaquismo en el Reino Unido está cayendo rápidamente, y más rápido que en los Estados Unidos y Australia, donde las autoridades nacionales no respaldan el vapeo. La disminución del tabaquismo en el Reino Unido habrá generado ahorros para el Servicio Nacional de Salud”.

Es importante anotar que, según datos de ASH, en el Reino Unido existen actualmente 3.6 millones de vapeadores. Public Health England, respaldada por el Royal College of Physicians, concluye que la transición del cigarro de combustión al vaporizador de nicotina conlleva una vasta reducción de daños. Este se considera un gran avance para llegar a la meta de un “país libre de humo para el 2030”. Igualmente, el plan de control de tabaco 2017-2022 establece la intención del gobierno de ayudar a fumadores a cambiar y adoptar el uso de productos menos nocivos. En ese sentido, el vapeo se considera una opción fundamental. 


 

El plan “Europa Venciendo el Cáncer es la oportunidad de nuestra generación para combatir esta enfermedad con innovación y respetando la libertad del consumidor.

Siguiendo los pasos del Reino Unido, Francia y Nueva Zelanda es posible lograr los objetivos de reducción de cáncer asociado con el consumo de tabaco. La estrategia tiene que ver con respaldar el vapeo como una herramienta de reducción de daños con un potencial increíble para ayudar a reducir los riesgos para la salud. Si se decide a seguir este camino, la Unión Europea podría garantizar un futuro mejor para los fumadores.

Muchas veces se ha hablado de que vapear es un 95% menos dañino que fumar. Pero a pesar de la sólida evidencia disponible, la retórica antivapeo persiste y continúa ganando los corazones y las mentes de los políticos europeos. El problema es que para desarrollar políticas más eficientes y efectivas para combatir el cáncer es fundamental mantener la mente abierta y dejarse guiar por la ciencia más que por la ideología.

El cáncer provocado por el tabaquismo cobra casi 700.000 vidas cada año en la Unión Europea. Los esquemas de marketing y restricciones de branding no han logrado reducir estas cifras. Y cuando los métodos convencionales no funcionan, se debe optar por la innovación, esta vez en forma de vapeo.

¿Por qué el vapeo?

A diferencia de los cigarrillos tradicionales –que producen más de 7.000 químicos cuando se queman, de los cuales 69 se han identificado como carcinógenos potenciales–, los compuestos de los líquidos de vapeo son ingredientes alimenticios comunes que los organismos reguladores consideran seguros y no dañinos. Esto incluye a la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA). Además, en comparación con otras alternativas para dejar de fumar, como los parches y medicamentos de la terapia de reemplazo de nicotina (TRN), se ha descubierto que el vapeo es dos veces más efectivo.  

Vapear puede reducir significativamente las tasas de cáncer provocado por fumar. El riesgo de cáncer por vapear es del o,4% en comparación con el de fumar, según un estudio de la Universidad de St. Andrews. De acuerdo con el mismo estudio, el riesgo adicional de cáncer de por vida para un usuario de cigarrillos electrónicos es del 0,0095% en comparación con el 2,4% de un fumador. En la actualidad, la Unión Europea tiene 140 millones de fumadores y muchos de ellos luchan por dejar de fumar. Por lo tanto, es necesario poner a su disposición todos los métodos posibles para que dejar de fumar sea más fácil. Hay que ampliar sus opciones.

Una oportunidad de oro

La elección del consumidor es más que un término económico vacío, es una parte esencial de la búsqueda individual de lo que percibimos que es mejor para nosotros e implica la capacidad de hacerlo voluntariamente. El plan “Europa Venciendo el Cáncer” es una oportunidad para que el continente informe a los fumadores sobre el vapeo y cómo este puede ayudarlos en sus esfuerzos por dejar de fumar. Otra parte importante del plan debería ser alentar activamente a los fumadores a cambiar al vapeo y garantizar el acceso a los productos de vapeo para adultos. 

Dado que es imposible cambiar el comportamiento de los consumidores al fumar con un palo, entre otras cosas porque es inhumano ignorar nuestra libertad de elección, es necesario ir con el estímulo y la información correcta como estrategia principal. 

Crear y mantener las condiciones para que los fumadores adultos puedan cambiar a opciones más saludables, como los cigarrillos electrónicos, no solo es una solución con visión de futuro, sino que demostraría el compromiso de la Comisión Europea para combatir el cáncer sin socavar las opciones de los consumidores. El plan “Europa Venciendo el Cáncer” debería convertirse, más que en una hoja de ruta política, en un manifiesto europeo de apertura a la innovación y al reconocimiento de la libertad como el valor más importante. Los fumadores y las generaciones futuras estarán eternamente agradecidos.

 

Adoptar regulaciones más favorables para los cigarrillos electrónicos podría ayudar a 196 millones de fumadores a dejar de consumir cigarrillos combustibles.

Una investigación publicada por World Vapers’ Alliance junto al Consumer Choice Center examinó la regulación de los cigarrillos electrónicos de 61 países. La investigación concluyó que con un régimen regulatorio que facilite y fomente el uso de cigarrillos electrónicos como un medio para dejar de fumar 196 millones de fumadores podrían cambiar al vapeo en estos países. Se trataría de un cambio a una alternativa 95% menos dañina.

Al comentar sobre la investigación, Michael Landl, director de World Vapers’ Alliance, dijo:

Si bien los beneficios del vapeo como alternativa al tabaquismo se conocen desde hace algún tiempo, la investigación actual muestra cuán significativo es el potencial: 2,4 millones de vidas salvadas en España. Si el COVID nos ha demostrado algo, es que nuestra salud es primordial y que los reguladores que quieren que las personas dejen de fumar deben estar guiados por la ciencia y garantizar que la ideología quede en segundo plano frente al pragmatismo“.

¿Por qué sirve una regulación flexible?

World Vapers’ Alliance y Consumer Choice Center analizaron 61 países de todo el mundo y compararon la tasa actual de vapeadores diarios y ocasionales. Las políticas progresistas de reducción del daño del tabaco en Reino Unido se utilizan como punto de referencia. Sobre esta base, se estimó a cuántos fumadores actuales se les podría ayudar a cambiar al vapeo si hubiera una regulación más flexible en cada país.

Fred Roeder, gerente director del Consumer Choice Center, dijo sobre el informe:

Reglas inteligentes sobre la publicidad de cigarrillos electrónicos a los fumadores, la exhibición de cigarrillos electrónicos en el punto de venta de los cigarrillos, las tasas impositivas más bajas para los cigarrillos electrónicos y organismos de salud pública que respalden la evidencia de que el vapeo es al menos un 95% menos dañino que fumar tabaco tradicional, todo lo que el Reino Unido ha hecho bien, puede ayudar a salvar la vida de miles de fumadores ayudándolos a cambiar al vapeo“.

En el Reino Unido, Public Health England, una agencia del Ministerio de Salud, está recomendando activamente a los fumadores que se cambien a los cigarrillos electrónicos. En consecuencia, se han introducido marcos muy progresistas para vapear. Debido a estas políticas, el Reino Unido obtiene mejores resultados en la reducción del tabaquismo que países más restrictivos. En este país, aproximadamente un 25% menos de personas fuman hoy en comparación con 2013, cuando el vapeo se hizo popular.

Mientras tanto, en lugares como Australia, uno de los países con las regulaciones de vapeo más estrictas, el tabaquismo experimentó una disminución de solo el 8% en el mismo período. FranciaCanadá y Nueva Zelanda siguieron un enfoque muy similar al del Reino Unido y están viendo resultados positivos.

Pensar nuevos caminos

“España también debería repensar el enfoque actual hacia el vapeo y verlo como una oportunidad para mejorar la salud pública también”, concluyó Michael Landl.

En apoyo a la investigación, World Vapers’ Alliance y Consumer Choice Center lanzaron un mapa interactivo que muestra cuántos fumadores podrían cambiar potencialmente a vapear bajo un régimen regulatorio más progresista. 

Jueves, 05 Noviembre 2020 21:32

CAMBIAR IDEAS EQUIVOCADAS

Escrito por

Más de 1.300 millones de personas consumen tabaco en el mundo y más de 8 millones mueren cada año por enfermedades relacionadas con el tabaco. A pesar de esto los cigarrillos combustibles tradicionales siguen siendo la forma más común de consumo de nicotina en el mundo. Desafortunadamente, muchas personas creen erróneamente que la nicotina es responsable de los cánceres relacionados con el tabaquismo y otras enfermedades. Sin embargo, como dijo Michael Russell, “la gente fuma por la nicotina, pero muere por el alquitrán”. 

Ideas equivocadas

Las percepciones erróneas sobre la nicotina le han dado a esta una mala reputación, especialmente en los últimos años. Las decisiones tomadas por los gobiernos y los fumadores como resultado de la desinformación subrayan cuán vital es para aquellos que se han ganado la confianza del público estar debidamente informados sobre la investigación de la nicotina para que puedan comunicar información precisa al público.

Los riesgos de dependencia de la nicotina a menudo se confunden con los riesgos para la salud bien establecidos del tabaquismo combustible. Según la encuesta sobre el estado global del tabaquismo de la Fundación para un mundo libre de humo, entre el 44,2% (Reino Unido) y el 77,3% (Sudáfrica) de los consumidores actuales de productos de tabaco creen que la nicotina es la principal causa de cáncer relacionado con el tabaco. Al menos el 68% de los encuestados en el estudio Global Insights, realizado en nueve países, también creía esto. 

Cuando se analizaron los datos por estado de tabaquismo, el 57% de los fumadores diarios y el 72% de los que no fumaban a diario o no fumaban cigarrillos pensaban que la nicotina es una de las principales causas de cáncer relacionado con el tabaco. Esta diferencia entre las opiniones de los dos grupos de fumadores fue cierta para todos los países encuestados, excepto India 

La importancia de los médicos

La encuesta Global Insights también encontró que más personas confían en la profesión médica que en sus gobiernos nacionales o en las Naciones Unidas. Aunque la desconfianza era poco común, más personas que creían que la nicotina es una causa importante de cáncer informaron al menos algo de confianza en la profesión médica que aquellas que no tenían esa creencia. 

Curiosamente, un estudio de la Universidad de Rutgers encontró que aproximadamente el 80,5% de los médicos también cree que la nicotina causa cáncer. Es obvio que las creencias de los médicos deben corregirse primero para que ellos mismos puedan educar a sus pacientes y transmitir con precisión los riesgos relativos y absolutos de la nicotina.

¿Por qué urge el cambio?

Si bien la nicotina en sí no es benigna, no es directamente responsable de las enfermedades relacionadas con el tabaco. Las comparaciones de los riesgos relativos de los cigarrillos combustibles y los cigarrillos electrónicos han revelado que la nicotina consumida a través de los cigarrillos electrónicos es menos dañina que la nicotina consumida a través de productos de tabaco quemados. De hecho, Public Health England concluyó que los cigarrillos electrónicos son un 95% menos dañinos que los cigarrillos combustibles. 

A pesar de toda la evidencia científica, un estudio reciente encontró que la proporción de adultos estadounidenses que percibían que los cigarrillos electrónicos eran igual o más dañinos que los cigarrillos combustibles aumentó del 12,9% en 2012 al 39,8% en 2015. Las percepciones de riesgo juegan un papel fundamental en el uso del producto puede influir en las decisiones de los fumadores de cambiar o no a productos con perfiles de riesgo más bajos.

El mensaje sobre la nicotina es esencial para cambiar las percepciones erróneas de la nicotina, y corregir esas percepciones erróneas influirá en el comportamiento. Los estudios que involucran mensajes correctivos de nicotina revelaron una ligera disminución de las percepciones erróneas del daño de la nicotina, pero las actitudes y comportamientos hacia los productos de tabaco combustibles se mantuvieron sin cambios

Aunque las personas generalmente eligen usar productos que perciben como menos dañinos, existe una gran disonancia cognitiva alrededor de cualquier tipo de fumado. Las personas pueden pensar que un producto es más dañino que otro, pero eligen usarlo de todos modos por varias razones, incluidos sus sentimientos personales hacia él o la satisfacción emocional que les brinda. Esto siempre debe ser considerado por las personas que hablan con el público sobre el consumo de tabaco. Si los profesionales de la salud, los investigadores y los líderes influyentes pueden transmitir información precisa sobre la nicotina y los riesgos relativos de los productos de tabaco, los fumadores comenzarán a tomar decisiones más saludables.

Jueves, 05 Noviembre 2020 21:25

COVID Y VAPEO una tormenta

Escrito por

Van siete meses y más de un millón de muertes en la pandemia. Los científicos del mundo todavía no entienden bien por qué algunas personas infectadas con Coronavirus se enferman gravemente y mueren, mientras que otras sobreviven. La gran variedad de situaciones de las personas que contraen COVID-19 desconcierta a los médicos. El espectro es amplio: asintomáticos, pacientes con síntomas leves, otros con enfermedades moderadas que duran meses o quienes mueren. En una carrera desesperada contra el tiempo, los investigadores trabajan para comprender mejor la enfermedad, encontrar tratamientos y, en última instancia, desarrollar una vacuna eficaz.

La pandemia de la desinformación

Pero, ¿cómo determinamos si toda esta nueva investigación es realmente útil, imparcial y de alta calidad? ¿Y cómo podemos prevenir la propagación de información errónea debido a resultados de investigación sobreinterpretados y de baja calidad o a investigaciones totalmente sesgadas? Los principales investigadores médicos han comenzado a advertir sobre la “pandemia de la mala ciencia“. Esta amenaza nuestra comprensión de la COVID-19 y pone a las personas en riesgo (ejemplo: la hidroxicloroquina).

¿Sabemos lo suficiente para concluir algo sobre la relación entre COVID-19 y nicotina? Los expertos dicen que no.

Inevitablemente, este sesgo y la mala ciencia se abrieron camino en el debate sobre la reducción del daño del tabaco al plantear un vínculo tenue entre vapear nicotina y la COVID-19. Los investigadores que impulsan esta hipótesis están utilizando cínicamente la pandemia como una oportunidad de oro para “probar” que los cigarrillos electrónicos dañan los pulmones. Este enfoque singular para encontrar daños es imperdonable. También es una desviación inútil de recursos científicos que podrían destinarse a erradicar el Coronavirus y el tabaquismo tradicional. Con eso se salvarían millones de vidas.

¿Sabemos lo suficiente para concluir algo sobre la relación entre COVID-19 y nicotina? Los expertos en nicotina y tabaco, incluido un editor de la revista Nicotine and Tobacco Research, dicen que no. También señalan que gran parte de la investigación producida durante la pandemia proviene de grandes bases de datos o datos hospitalarios que se basan en muestras oportunistas y no aleatorias de pacientes.

Debido a que estos datos “observacionales” no se recopilan de manera sistemática, son susceptibles a varios sesgos que pueden producir resultados engañosos. Por ejemplo, muchos de los primeros estudios de China publicados en las principales revistas médicas encontraron que a los pacientes mayores de 70 años no se les diagnosticaba COVID-19. Interpretados al pie de la letra, estos estudios podrían sugerir que el COVID-19 es menos probable entre los adultos mayores.

Pero ahora sabemos, a partir de muchos estudios en muestras mucho más grandes, que lo contrario es cierto: los adultos mayores tienen una probabilidad significativamente mayor de desarrollar las complicaciones más graves asociadas con el virus, incluida la muerte. Este ejemplo probablemente es resultado del sesgo de selección en los primeros estudios chinos (un problema común con los estudios observacionales), y nos muestra el riesgo de aceptar ciegamente los resultados de la investigación sin tener en cuenta su calidad.

A pesar de las claras limitaciones de la investigación observacional, los principales medios de comunicación continúan destacando estudios similares que asocian el vapeo de nicotina con COVID-19. Esto se ajusta a una agenda preestablecida. Los periodistas han utilizado durante mucho tiempo investigaciones anecdóticas o defectuosas para perpetuar el pánico por el vapeo. Lo hacen a través de noticias de intoxicaciones por nicotina, “pulmón de palomitas de maíz“, explosionesataques cardíacos y el mal llamado brote de lesiones pulmonares asociadas al uso de productos de vapeo (EVALI) del año pasado.

Cómo los medios distorsionan el tema

Un artículo reciente del New York Times titulado “Los vínculos del vapeo con el riesgo de COVID se están volviendo claros” es el ejemplo más reciente. La autora, Katherine J. Wu, tiene un doctorado en microbiología e inmunobiología. Como científica, debe saber que los principales científicos han abogado por un mayor acceso a la nicotina vaporizada debido a su menor riesgo en comparación con el tabaquismo y al potencial resultante de salvar vidas.

Pero Wu solo entrevista a neumólogos estadounidenses que afirman que el vapeo es dañino y daña los pulmones. Según un médico que cita, los productos de vapeo de nicotina “hacen casi todo lo malo que se pueda imaginar”.

También existen serios problemas con los estudios que Wu cita para respaldar su argumento. De 27 referencias incluidas en el artículo, solo una fue de un estudio que analizó la conexión entre el vapeo y la COVID-19. Ese estudio, realizado por la Dra. Bonnie Halpern-Felsher, es una pequeña encuesta en línea realizada una semana a principios de mayo de 2020, y se encuentra en el centro de una controversia científica. Muchos científicos han notado sus defectos, y algunos (incluida una de las autores de este artículo) escribieron al editor de la revista que lo publicó señalando “las conclusiones inverosímiles a las que llegaron los autores” y pidiendo la retractación del artículo.

Su reporte utiliza la estrategia del ‘peor de los casos’ encontrado en otros artículos que relacionan la nicotina de vapeo con resultados negativos.

Wu tampoco menciona estudios que indican lo contrario de sus conclusiones: que la nicotina podría tener efectos protectores contra el virus y podría funcionar como un tratamiento de la COVID-19.

Su informe utiliza la estrategia del peor de los casos. Esta misma se encuentra en otros artículos que vinculan el vapeo de nicotina con resultados negativos. En ellos se tiende a perfilar a las personas que dependen en gran medida de la nicotina vapeada o que han experimentado lesiones horribles debido a raras explosiones de baterías o EVALI.

James Ippolito y Janna Moein cumplen esa función en el artículo de Wu. Ippolito, un veterano del ejército de 26 años, se describe como “adicto” a la nicotina que vapea hace seis años. Él dice: “Vapeo todos los días, todo el día”. Sobre Moein, de 22 años, escribe Wu: “Estaba vapeando varios cartuchos con THC a la semana, más de lo que la mayoría de la gente puede manejar”.

La distinción, que hace Wu, entre productos de THC y de nicotina es crucial. Como reconocieron tardíamente tanto la FDA como los CDC, los productos ilícitos de THC, principalmente los contaminados con aceite de acetato de vitamina E, provocaron el brote de EVALI. Es importante tener en cuenta que este aditivo no se puede agregar a los productos de vapeo de nicotina porque es incompatible con el e-líquido soluble en agua.

Así, los informes de Wu tienen una característica central del discurso del pánico a las drogas: ignoran un amplio espectro de uso para enfocarse en casos extremos. La cantidad de THC que Moein vapeó cada semana no es el punto. El punto es que no habría terminado en la unidad de cuidados intensivos de un hospital con un pulmón colapsado si los cartuchos Dr. Zodiak que compró no estuvieran adulterados con acetato de vitamina E.

Ippolito está practicando la reducción de daños vapeando nicotina en lugar de fumar. ¿Y cómo defines vapear “todo el día”? Wu lo llama “terco” porque no quiere dejar de usar nicotina durante la pandemia de COVID-19. Pero como resultado de esta catástrofe de salud pública sin precedentes y sin un final a la vista, es posible que Ippolito, como muchos vapeadores, no quiera detenerse porque la nicotina puede mitigar los sentimientos de depresión y aumentar el enfoque de atención.

La anécdota y las fotos están relacionadas con la hospitalización de Moein por EVALI relacionado al THC contaminado. Sin embargo, están incorporados en un artículo sobre COVID-19, fumar y cigarrillos electrónicos.

Artículos como el de Wu no solo se basan en ciencia cuestionable o engañosa para asustar o confundir a los lectores. También muestran anécdotas aterradoras.

Moein proporciona una: “Mis labios estaban azules. (…) Tuvieron que vendarme los ojos con cinta. Estuve alucinando todo el tiempo que las enfermeras intentaban matarme, que las paredes estaban hechas de piel humana”. Un trío de fotos que Moein proporcionó al Times crea más miedo en los lectores. Hay una imagen de él en un coma inducido médicamente con un gran tubo de respiración azul pegado a la boca. La anécdota y las fotos están relacionadas con la hospitalización de Moein por EVALI relacionado con el THC contaminado, pero están incorporadas en un artículo sobre COVID-19, fumar y cigarrillos electrónicos.

La autora también combina implícitamente los daños del tabaquismo y el vapeo de nicotina, yuxtaponiéndolos y tratándolos como intercambiables: “Aproximadamente 34 millones de adultos fuman cigarrillos en los Estados Unidos, muchos de ellos de comunidades de color y de nivel socioeconómico bajo, grupos que ya se sabe que son más vulnerables al virus. Y más de 5 millones de estudiantes de secundaria y preparatoria informaron recientemente que usaban vaporizadores”.

El artículo no reconoce que mientras los adultos continúan fumando el producto de consumo más letal del planeta, las tasas de tabaquismo (y vapeo) continúan disminuyendo entre los jóvenes. Y descuida la evidencia independiente, en forma de revisiones y artículos de los principales investigadores, que ha encontrado que vapear es mucho menos dañino que fumar, una diferencia crítica para millones de personas que se han cambiado al vapeo.

Una década de investigación confirma que la nicotina vaporizada produce sustancias químicas y componentes significativamente menos dañinos, incluida la entrega cero de monóxido de carbono y varios carcinógenos que se administran cuando alguien enciende un cigarrillo de tabaco combustible.

Y el tipo de evidencia más rigurosa, una revisión Cochrane, acaba de encontrar que las tasas de abandono del hábito de fumar son más altas en las personas asignadas al azar a la nicotina vaporizada que a la terapia de reemplazo de nicotina (TRN) o a los productos de vapeo sin nicotina. Esto demuestra, como hemos sospechado durante años, que la nicotina ayuda a las personas a dejar de fumar cuando no se entrega en un cigarrillo.

Cuando mil millones de personas en todo el mundo todavía fuman y más de 7 millones mueren al año, ¿cómo se pueden justificar tales omisiones?

Consecuencias del mundo real

Todavía estamos desenredando la ciencia de la COVID-19, y hay muchas más preguntas que respuestas con respecto al papel de la nicotina y del tabaco en la proliferación de este virus mortal.

Está contribuyendo a que los vapeadores mal informados vuelvan a fumar

Pero tergiversar el daño relativo de vapear en comparación con fumar y en el contexto de la COVID-19 tiene graves consecuencias en el mundo real. Está contribuyendo a que los vapeadores mal informados vuelvan a fumar. Lo anterior posiblemente explica el aumento en las ventas de cigarrillos pero no en las ventas de cigarrillos electrónicos durante la pandemia.

Los titulares sensacionalistas en los principales medios de comunicación, que vinculan el vapeo y la COVID-19 basados en la ciencia basura están socavando la salud pública. Esta desinformación y desprecio por la ciencia hace que millones de personas desconfíen de los mensajes de salud pública.

Es inconcebible que las organizaciones gubernamentales de salud aconsejen a los vapeadores que dejen de vapear. En su lugar, deberían lanzar una campaña para ayudar a los fumadores a cambiar al vapeo. Porque sabemos esto: los cigarrillos liberan más de 4.000 sustancias, muchas de ellas cancerígenas conocidas. Esas sustancias químicas ahogan la vida de 1.300 fumadores cada día en los EE.UU., lo cual representa 480.000 muertes prematuras cada año. Por su parte, la COVID-19, que ha causado una pandemia mundial y un caos económico, político y social sin precedentes ha causado poco más de 215.000 muertes en Estados Unidos en los últimos nueve meses.

Los daños del tabaquismo, que se han dado a conocer durante casi 60 años, son innegables. El punto central de la muerte y la enfermedad es el cigarrillo combustible.

Si usted es un fumador que lucha por dejar de fumar, considere revisar estos recursos de reducción de daños por tabaco de una organización de salud pública líder en Gran Bretaña que ha reunido datos sobre los beneficios de dejar de fumar, incluido el cambio a vapear nicotina.

 

La amigdalitis es una inflamación de las amígdalas causada generalmente por un virus y, en algunos casos, por una bacteria. Los síntomas incluyen dolor de garganta, dificultad para tragar, amígdalas hinchadas y ganglios linfáticos en el cuello.

Esta enfermedad ocurre cuando varios restos se adhieren a los pliegues de las amígdalas y se endurecen con el tiempo.

Esta mujer comenzó a padecer esta enfermedad a los 7 años y ha experimentado frecuentes regresos de la infección desde los 17 años. A pesar de varias visitas a varios especialistas, todos coinciden en que no existe una cura "milagrosa" real para su problema y que ella simplemente debe ser paciente y esperar a que el problema se resuelva por sí solo.

Ella está en una relación con un hombre joven, ex fumador, que desde aproximadamente el mes 8 pasó al cigarrillo electrónico y vapote varios e-líquidos, incluyendo un Después de un tiempo de vapear regularmente, sucedió algo inesperado. Fue luego de 3 meses de incluir los cigarrillos electrónicos en su rutina diaria que la joven notó que ya no sufría de sus habituales dolores de garganta matutinos y había dejado de toser. Cuanto más tiempo pasaba, más notó una mejora notable en su condición.

Esta joven lleva 8 meses vapeando y nunca ha vuelto a sufrir de amigdalitis. Además, desde que empezó a usar cigarrillos electrónicos, no ha sufrido ninguna infección respiratoria ni siquiera un simple resfriado.

En la actualidad, todavía no entiende cómo y por qué su infección dejó de lastimarla, pero disfruta feliz de su nueva condición. Una bella historia.

Jueves, 05 Noviembre 2020 20:58

VAPEO UNA PUERTA DE SALIDA

Escrito por
Vapear es una puerta para dejar de fumar. Las sugerencias de que los cigarrillos electrónicos alientan a los no fumadores a adoptar el hábito no resisten el escrutinio. Así lo afirma una nueva investigación publicada por la World Vapers Alliance y el Consumer Choice Center. El informe “Vaping and the Gateway Myth” (“El vapeo y el mito de la puerta de entrada”) encontró que los cigarrillos electrónicos ayudan a los adultos a dejar de fumar. Además, con las tasas de tabaquismo de los jóvenes en un mínimo histórico, los argumentos de que el vapeo está alentando a los adolescentes a comenzar a fumar simplemente no están respaldados por la evidencia. ¿Qué dicen los investigadores? Al comentar sobre la investigación, Michael Landl, director de World Vapers Alliance, dijo: “El estudio de hoy muestra que el vapeo es una puerta para dejar de fumar. Los argumentos más comunes contra el vapeo (como que es una puerta para fumar) no pasan la prueba de la realidad y la ciencia. Vapear ayuda a los fumadores adultos a dejar de fumar y el uso de cigarrillos electrónicos entre los jóvenes es poco común, especialmente entre los no fumadores”. El efecto de puerta de entrada al tabaquismo que a menudo se afirma no aparece en los datos. De hecho, muchos estudios muestran el efecto contrario. Las tasas de tabaquismo en el Reino Unido, donde las autoridades de salud pública fomentan el vapeo como una puerta para dejar de fumar, están en su punto más bajo y no hay signos de que el vapeo induzca a fumar más (consulte el cuadro a continuación). Maria Chaplia, asociada de asuntos europeos del Consumer Choice Center y coautora del informe, agregó: “La mayoría de los argumentos contra el vapeo no tienen en cuenta el hecho de que los cigarrillos electrónicos se dirigen a los consumidores de tabaco. Al igual que los sustitutos del azúcar ayudan a las personas a reducir su consumo de azúcar, los cigarrillos electrónicos ayudan a las personas a dejar de fumar. No culpamos a los sustitutos del azúcar por un mayor consumo de azúcar. Sin embargo, hacerlo con los cigarrillos electrónicos parece ser aceptable”. Principales hallazgos Los principales hallazgos de la investigación incluyen: La nicotina no es el problema, las toxinas en los cigarrillos sí lo son. Casi todo el daño del tabaquismo proviene de las miles de otras sustancias químicas presentes en el humo del tabaco. Los cigarrillos electrónicos ayudan a los adultos a dejar de fumar: son dos veces más efectivos que las terapias de reemplazo de nicotina. Vapear no conduce a fumar entre los adolescentes. Las tasas de tabaquismo entre los jóvenes están en un mínimo histórico y el uso de cigarrillos electrónicos por parte de ellos es poco común. Prohibir los sabores no resolverá el problema. Las restricciones y prohibiciones de los sabores limitarán significativamente la utilidad del vapeo como herramienta para dejar de fumar. Michael Landl, director de la World Vapers Alliance concluyó: “Los formuladores de políticas ya no pueden ignorar los hechos. El alarmismo sobre el vapeo debe detenerse y las agencias de salud pública deben respaldarlo como una herramienta eficaz para ayudar a los fumadores a pasar a una alternativa más segura”.
Página 1 de 3

Contacto

Entrada no válida

Entrada no válida

Ingrese un mensaje

Con el respaldo de

ASOVAPE EC Asociación de vapeadores del Ecuador - Todos los derechos reservados © 2020